Mientras dure el COVID-19 La Cabaña permanecerá cerrada, pero tenemos los mejores cursos, terapias y actividades on-line para ti

3
PIDE MÁS INFORMACIÓN



He leido y acepto la política de privacidad
SI, acepto recibir comunicaciones de Arte Reiki.

buscar

El Blog de Arte Reiki

guia-reiki

Hay un Refrán que dice ‘cada maestrillo tiene su librillo’. Por ello, mi propósito con este breve artículo es poder dar unas pautas de orientación a la hora de realizar una sesión de Reiki a otra persona.

 

Muchos alumnos vienen a continuar su formación en Arte Reiki con pautas que, a mi entender, no son correctas para trabajar en camilla porque limitan al terapeuta y reducen la canalización dificultando al receptor.

 

Guía para dar un tratamiento

 

Esto es una pequeña guía de las pautas que se deben llevar a la práctica a la hora de dar un tratamiento a un paciente.

 

Crear un entorno seguro y cómodo, por lo que apagaremos los teléfonos, tanto el terapeuta como el receptor.

 

Quitarse relojes, joyas y cualquier cosa metálica que llevemos encima, tanto el terapeuta como el receptor.

 

El terapeuta debe estar descalzo en contacto con el suelo durante toda la sesión.

 

El receptor debe quitarse cinturones, gafas y aflojar la ropa si esta fuese ajustada.

 

No cruzar las piernas ya que impide el flujo de la energía de manera cómoda.

 

Colocar una almohada en cabeza o pies, si el paciente así se sintiera más a gusto.

 

Poner música relajante, acorde al tratamiento. Si este requiere silencio así se hará. Intentaremos no comunicarnos mediante la sesión con el paciente, salvo que así lo requiera el mismo.

 

Tener a mano una cajita de pañuelos de papel y una mantita.

 

Tendremos cuidado con el incienso que se use en la consulta, pues hay personas que no toleran olores fuertes o su propia salud les limita.

 

Preguntar al paciente si tiene alguna enfermedad u operación, por ejemplo, si es diabético.

 

Preguntar si ha tenido alguna experiencia holística, con Reiki o con otras terapias.

 

Darle una breve explicación de cómo es el Reiki y que vamos a tratar.

 

Rezar una oración en silencio para expresar tu gratitud y recordarte que eres un canal de energía Reiki. Por ejemplo, podemos pedir a la fuerza vital universal llamada Reiki que inunde con su luz, amor y energía curativa a (…) para su mejor bien. Damos gracias por ella.

 

Lavarse las manos antes y después del tratamiento con agua fría para cortar la energía.

 

Alisar el aura en cada inicio y final de la sesión (3 veces).

 

Conducir al receptor a una breve relajación utilizando la respiración como foco de atención. Esta técnica se usará si el paciente llega con crisis de ansiedad o excesivamente nervioso.

 

Permanecer entre 3 y 5 minutos en cada chacra, dejando siempre trabajar a la intuición a la hora de cada tratamiento.

 

No levantar bruscamente tus manos del cuerpo del receptor.

 

Dejar que el receptor descanse después de terminar el cierre, pidiendo que se levante de manera tranquila y lenta pasado unos minutos.

 

Le ofreceremos un vaso de agua.

 

Compartir con él lo que ha sentido durante el tratamiento, sin intentar hacer un diagnóstico o sugerir medicación. Si es adecuado, recomendar que visite a su médico.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X